Noticias Destacadas
Inicio » Células Madre » La importancia de las células madre adultas

La importancia de las células madre adultas

Cuando se habla de tratamientos con células madre, casi de inmediato se piensa en aquellas que se sacan de los embriones, pero nadie se acuerda de las células madre adultas, que son imprescindibles para el buen funcionamiento del cuerpo, y con las cuales se están experimentando tratamientos regenerativos en los que se usan células del propio paciente.

Las células madre adultas en la medicina

Todas las personas tenemos células madre adultas, incluso los niños. Ahora mismo los médicos conocen unos 20 tipos de este tipo de células, que se encargan de algunas funciones muy específicas, como de regenerar la piel, la sangre o incluso el hígado.

A diferencia de las células madre embrionarias, las células madre adultas están especializadas, y no pueden crear cualquier célula, sino sólo aquellas para las que están programadas. De esta manera, las células madre adultas que regeneran la piel, sólo producirán células para la piel. Por eso se les da menos importancia, pero la tienen. Los médicos lo saben, y las utilizan en algunos procedimientos, algunos de ellos muy conocidos como en la leucemia. Uno de los tratamientos, es hacer un trasplante de células madre adultas del propio paciente.

células madre adultas

Pero no sólo sirven para curar enfermedades graves, sino que las células madre adultas también son usadas para enfermedades degenerativas, como las que se producen en las articulaciones. En éstas, se suelen hacer trasplantes de células madre para tratar que los tejidos vuelvan a crecer sanos.  Por el momento, el cultivo de grandes cantidades de este tipo de células es difícil, así que los tratamientos son experimentales, pero conocemos casos en los que se han usado para intentar arreglar problemas de rodilla con buenos resultados.

Además, las células madre adultas tienen una gran ventaja al no tener que destruir embriones para obtenerlas. Es por eso que los tratamientos que las usan no han tenido la oposición de ningún comité de ética ni de la Iglesia.  En un futuro estas células terminarán con las enfermedades degenerativas de una forma muy sencilla, sin dolor, sin operaciones, y sin la oposición de nadie ya que salen del propio paciente. Cada vez se usan más, y no sería rato que tu especialista te propusiera uno de estos tratamientos para tratar tu problema.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información >